La ventana in"tren"screta

06.12.2017

Desde que era joven siempre abría la ventana de mi habitación para echarme un cigarro a escondidas de mis padres. No sé bien si mi adicción era a la nicotina o a observar a los pasajeros que esperaban en el andén de la estación de Delicias. A veces me encendía otro pitillo solo para esperar a que el tren llegara y se llevara esas vidas que creía conocer, que me enamoraban. Pero mi viaje con esos desconocidos terminó tristemente hace cuatro años. No, no me fui de casa.

Dejé de fumar.